Armallones y su universo de infinitas posibilidades

Armallones con una altitud de 1.209 m sobre el nivel del mar, y una extensión de 78,16 km², cuenta con 54 habitantes censados (2020) manteniéndose la media de los últimos veinte años, llegando a triplicarse en verano.

La carretera que lleva a Armallones termina en este pueblo del Alto Tajo. No es el final, en realidad abre un universo lleno de posibilidades infinitas. De Armallones parten numerosas pistas, senderos y caminos que te acercan a la naturaleza más virgen y salvaje. Armallones pertenece al Parque Natural del Alto Tajo con el 80% de su territorio dentro de la demarcación de especial protección al estar ubicado en una zona de gran valor medioambiental.

Lo más nombrado es El Hundido, lugar de belleza espectacular donde las piedras son testigo del rugido de las aguas y punto de encuentro de buitres leonados y de ejemplares  de águila-azor perdicera. En este paraje existe un pequeño refugio, y a pocos metros de él una fuente que suele dar abundante agua potable. Otro tesoro paisajístico es el mirador de Llano La Muela, lugar único, desde donde divisar una comarca inabarcable y un punto de partida desde el que llegar a la Covacha de las Grajas, cueva de unos 30 metros de diámetro con unos 4 metros de altura. Tenemos dehesas como la del Pinarejo o El Cornejo, encima de El Hundido, tenemos fuentes, tenemos simas. Un viejo molino, situado en un entorno mítico para el Parque Natural porque es donde se avistó el último quebrantahuesos de la provincia. Y un río Tajo del que disfrutar o en el que practicar la pesca deportiva.

Armallones, además, son cientos de hectáreas de pino laricio, a las que se suman encinas y sabinas.

Es un término de gran valor arqueológico y  con  elementos  acuíferos que  renacen cada temporada como los Ojos de la Cárquima.

También es representativa la Fuente del Espinar, manantial cubierto por bóveda de piedra labrada y canalización hasta el “lavadero” empedrado igualmente con losas labradas.

Dentro del casco urbano del pueblo, destaca la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Natividad, con su impresionante artesonado mudéjar de madera policromada, dos pilas bautismales con dos siglos de edad, así como  la portada románica, y el campanario típico de las tierras de Castilla.

Contamos también con el antiguo Horno del pueblo que se encuentra en perfecto estado de funcionamiento.

Los armalloneros celebran sus fiestas patronales en honor de la Virgen de la Natividad el 8 de Septiembre, aunque con el fin facilitar la afluencia de vecinos se trasladó al segundo fin de semana del mes de Agosto. También se celebra el 13 de Junio la festividad de San Antonio.

En cuanto a su historia; la voz árabe «Ar-Mayyan» (Armallón-Armallones) significa Sal o Salinas.

En Armallones hubo unas Salinas, se llamaban La Estrella y eran explotadas por D. Cándido Arralde, el mismo que lo hacía en las de La Inesperada, Ocentejo.

Hubo fábrica de aguarrás y trementina. Armallones estuvo presente en la Exposición Universal de Philadelphia en 1876. El pasado siglo XX todavía contaba con fábricas de vidrio y resina, como
actividades a destacar.

Siempre se cultivó trigo, cebada, avena y en el terreno de las Hortizuelas; judías, guisantes y garbanzos.

Actualmente la principal actividad, está basada en el sector agrícola.

  • Hasta hace un año contábamos con una ganadería caprina que arrendaba y mantenía los montes. Los pastos en la actualidad los está explotando un ganadero del pueblo vecino.
  • Existen numerosas colmenas de miel, por las que el ayuntamiento recauda una pequeña cuota.
  • La recogida de la trufa está acotada y explotada por el ayuntamiento, con adjudicación a terceros, aunque no está debidamente controlada en la práctica.
  • Igualmente, que con la trufa, el municipio está acotado para la extracción de losas, estando en la actualidad explotado por vecinos de otros pueblos.
  • Se recogen setas en temporada: níscalos, setas de cardo, pucheretes, colmenillas, etc. La actividad está sin regular.
  • Una de las fuentes de ingresos más importante del municipio, además de los impuestos y tributos, es la explotación del coto de caza mayor existente (ciervos, corzos, cabra montesa, gamos y jabalíes). La licencia de explotación está concedida a la asociación de
    cazadores del municipio, quien se encarga de establecer el calendario de monterías y ganchos, principalmente entre Octubre y Febrero. También explota la caza menor (conejo, liebre, perdiz, codorniz y paloma torcaz) en este caso según el calendario de caza de la Comunidad de Castilla – La Mancha.

Otros de los posibles recursos del municipio, son la existencia de varias casas vacías de propiedad municipal.

También existen casas en venta de particulares.

Dentro del municipio están los establecimientos “Casa Rural Gerardo”. Son dos Casas Rurales: Una totalmente equipada que puede también utilizarse como coliving y coworking; dispone de 6 habitaciones dobles, cocina con salón/espacio común de trabajo, con wifi. La segunda se inaugurará en el mes de Mayo, 2021, con ascensor, 13 habitaciones dobles, algunas adecuadas para personas con movilidad reducida. Además del alojamiento, ofrece servicio de lavandería y comidas.

Actualmente se están construyendo dos casas con destino a alquiler turístico para estancias cortas, con cuidada decoración y con la intención de colaborar a que los residentes se sientan un vecino más del pueblo.

Finalmente, contemplar la posibilidad de incorporar la red existente de parideras a fines atractivos para ecoturistas.

El visitante puede además dirigirse al mayor punto de encuentro del pueblo que es el Bar Municipal en las antiguas escuelas frente al frontón.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad